viernes, 15 de enero de 2010

EMBRIAGANTE OBSESIÓN

A la melancolía le ha dado por llegar y apoderarse de mi mente saboteando mi sentido común; mis pensamientos se emborrachen de añoranza y sugieren mas elipsis de tu recuerdo para seguir esta juerga sentimental a la salud de tu desamor, y hasta le invitan tragos a la esperanza esperando que esta se acople y se beba con devoción todos los "te extraño"..., todos los " me haces falta"....

Es curioso pero por mas que me embriago con tu recuerdo nunca me cae la llamada cruda moral, esa que hace arrepentirte de todos los absurdos cometidos y te ubica en la realidad..., y es que la verdad no se por que necesito embotar mis sentidos y beberme todas tus falsas promesas de amor para poder sentir un cierto éxtasis de alivio en esta "mi tragedia inmanente"; ya no tanto para olvidar (constate que es imposible), sino mas bien como que esperando que suceda algo, que ocurra no se que, pero algo....

Mi psicología natural señala con todo docto que aleje de mí cualquier indicio de odio y rencor ya que esto suele ser el motor de desvaríos e incongruencias, y no poner como pretexto la tristeza o algo parecido para seguir bebiéndome tu indiferencia y abusar de la nostalgia; y es que la tristeza aparte de no ser una muy buena compañía es un ente corrosivo que te carcome por dentro hasta convertir en cenizas todo lo bueno que llevas en ti.

En si la tristeza es un vicio adictivo que envenena el alma y hace altamente vulnerables los sentimientos...

y aún así hay quienes todavía nos atrevemos a decir:

¡ A TU SALUD !, VA POR TI....

1 comentario:

  1. Es tan propio de la especie olvidar, me pregunto porqué en el desamor no les sucede a los dos, igual, de seguro no duele. Tal vez la persistencia sea el misterio de la esencia

    ResponderEliminar